Justicia para Luis Armando Espinoza

Luis Armando Espinoza, trabajador rural y padre de seis hijos, estuvo desaparecido por una semana. El pasado 15 de mayo volvía junto a su hermano de cobrar y se dirigían a visitar a un familiar. A unos pocos metros se desarrollaba una carrera cuadrera, presuntamente en violación de la cuarentena, lo cual resultó en una brutal represión por parte de la policía de Tucumán. Al encontrarse con los hermanos Espinoza la policía los golpeó brutalmente; Juan, hermano de Luis, terminó desmayado y perdió de vista a su hermano. Su último recuerdo fue el sonido de un disparo.Cuando finalmente despertó, su hermano ya no estaba allí. Desde ese día se inició una intensa campaña de búsqueda por parte de la familia que fue acompañada por organizaciones sociales y de Derechos Humanos.
Varios días después, en la tarde del viernes 22 de mayo, el cuerpo de Luis Armando Espinoza fue encontrado en un precipicio de más de 150 metros de profundidad, envuelto en bolsas de consorcio negras.

Por el caso están detenidos nueve policías y un civil.

El asesinato de Luis Armando Espinoza se suma a la innumerable cantidad de casos de gatillo fácil por parte de las fuerzas de seguridad.
La policía de Tucumán asesinó en 2016 a Miguel Reyes Pérez, un joven de 26 años, padre de un hijo, y a Facundo Ferreyra de apenas 12 años en 2018.
Ambos casos siguen impunes.

Abrazamos a la familia en éste momento de profundo dolor y brindamos nuestro total apoyo solidario y adhesión a su pedido de justicia, esperando el inmediato esclarecimiento y que tanto los responsables materiales como políticos sean condenados por el hecho.

Facebooktwittermail