Madrugar Poeta

(APe).-04/09/08. Un relevamiento realizado por el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires -a pedido del gobernador Daniel Scioli- arroja datos graves. El 35% de los jóvenes entre 15 y 20 años que viven en el Conurbano -que no estudian ni trabajan- creen que dentro de cinco años estarán “muertos”. Las duras ochavas del paco en las asimétricas urbanizaciones del desamparo parecen darle la razón. Para los pibes -entonces- no cabe pensar en la producción de futuro, sino apenas el consumo desesperado del presente.

Los jóvenes, organizados o no, que parecen nacidos “de aquella página arrebatada al libro de los horizontes” se convierten en un “termómetro” para medir los tamaños de la exclusión, la distancia creciente entre los que caben y los que no. Es decir, los “no viables”, los que no pueden acceder a este modelo y que por lo tanto no alcanzan el estatuto de ciudadanos.

Deviene entonces necesario el tratamiento punitivo de la miseria que no obedece tanto a un aumento en la cantidad o virulencia de los delitos como a una nueva forma de entender el papel que le cabe al Estado frente a problemas como la marginalidad y la pobreza. Tiempos feroces que nos llevan a empujones a la mercantilización total de los vínculos individuales y sociales, que exige una nueva gestión estatal de la miseria urbana. Tantas muertes para inscribirnos en una renovada y humillante “sensatez penal”.

Cuando hablamos de los derechos fundamentales de la persona -aquello que se le asigna valía axiológica- que expresa sentido de la vida, en definitiva aquello que contribuye a garantizar a los humanos la vigencia del amor, es decir permitirle a un niño sus 6 años inocentes o sus 10 años de risa despeinada. Un país -diría Italo Calvino- donde la inevitabilidad de la muerte, no sea nunca el término de una vida sumergida.

No obstante, nuestros pibes saben que la verdad tiene una consistencia no jurídica porque viven en un eterno estado de excepción donde se les puede mutilar o matar sin rendir cuentas a ninguna angustia. También se trata de señalar, que los jóvenes no están ausentes en la producción de los tiempos humanos como quiere hacernos creer cierto tipo de discurso desmovilizador. Puede decirse que los pibes, son la negación más apasionada de un país que ya no existe y están inaugurando “nuevos” lugares de protagonismo político, nuevos lugares de emancipación, nuevos lugares de comunicación alejados de los códigos convencionales y tienen la desafiante valentía de madrugar poeta, nómada, al crudísimo día de ser hombre, diría Vallejo.

Agencia de Noticias de Niñez y Juventud Pelota de Trapo (APE) Edición: 1337

Facebooktwittermail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *