La FAO afirmó que el mundo no vive crisis alimentaria

Roma, 31/05/08 (El Financiero-Mex) El mundo no vive una crisis alimentaria, sino una emergencia por el aumento de los precios, lo que será una oportunidad para que la agricultura sea considerada en el lugar que merece y reciba los apoyos necesarios, opinó una experta de la FAO.

Concepción Calpe, economista principal en la Unidad de Mercados y Comercio Internacional de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), dijo en una entrevista no estar muy de acuerdo en hablar de crisis de alimentos.

«Se trata más bien en una crisis de precios altos, que se podría convertir en una alimentaria si no se hace algo, aunque se espera que los precios regresen a un nivel más normal, claro que sin retornar a lo que eran hace aún poco tiempo», acotó.

En su opinión, el brusco incremento de precios puede funcionar como llamada de atención para recordar a los gobiernos que la agricultura no es un sector de tercer orden.

«Por muchos años se ha dado por hecho, sobre todo en los países desarrollados, que el precio de los alimentos debía ser bajo y que por lo tanto no valía la pena invertir en la agricultura nacional, porque se podía comprar a precios bajos de otros productores en el mundo», recordó. «Ahora –añadió- estamos viendo que esta parte de la historia se está acabando y se deberá pagar más en adelante».

Dijo que este aumento «muy fuerte» ha hecho que los países reaccionen y vuelvan a dar los incentivos que merecen la agricultura.

«Durante años se permitió que los campesinos abandonaran el campo y se fueran a las ciudades a buscar empleo en los servicios o en la industria e incluso en Asia hay es este momento una fuerte carencia de mano de obra en el campo», subrayó.

Calpe destacó que sobre todo en el mundo en vías de desarrollo la agricultura fue abandonada por los campesinos porque no daba para comer, ni permitía a las familias mandar a sus hijos a la escuela.

«Ciertamente este aumento repentino puede ser muy doloroso para los países y los consumidores, pero por otra parte en las últimas décadas los precios de los productos agrícolas habían bajado a un punto casi insostenible», insistió. Subrayó que para muchos países de América Latina que exportan la crisis puede ser también una gran oportunidad.

Experta en arroz de la FAO , Calpe descartó que el reciente sismo en China y el huracán en Myanmar vayan a tener un impacto en la producción y los precios internacionales de ese cereal.

«En la zona china donde se produjo el terremoto normalmente se producen 15 millones de toneladas de arroz al año, pero en el momento del sismo la cosecha del 2008 todavía no estaba plantada», dijo.

La economista consideró que China tiene una «fuerte» capacidad de recuperación y que el sismo sería responsable de la caída de menos del uno por ciento de la producción de arroz.

Dijo que en Myanmar, afectado por un huracán la situación es más complicada, aunque la preocupación está de cara a la nueva cosecha que debía ser plantada en estos momentos. «Hay mucha gente muerta y los animales también murieron.

En ese país se depende mucho de los búfalos para arar, por lo que hay una dificultad en lanzar la nueva campaña de arroz». Calpe descartó, sin embargo, que ambos desastres tengan impacto en el precio internacional del arroz, porque tanto China como Myanmar tienen bastantes reservas internas para cubrir sus necesidades.

Respecto a la producción de arroz en América Latina, dijo que en Centroamérica crecerá en torno al 2.5 por ciento, mientras en Sudamérica aumentaría entre 21.9 y 23.6 por ciento, sobre todo en Brasil, aunque también en Argentina, Colombia y Uruguay.

Ello por efecto de los altos precios, que han provocado un incremento de las plantaciones y al apoyo de los gobiernos. Recordó que según las últimas estimaciones de la FAO , la producción mundial de arroz aumentará en 2008 un 1.8 por ciento, equivalente a 12 millones de toneladas, aunque en el corto plazo continuará la volatilidad en los preciso debido a una demanda mayor que la oferta.

El tema de los altos precios de los productos alimentarios será tratado en la «Conferencia de Alto Nivel sobre la Seguridad Alimentaria : Los Efectos del Cambio Climático y la Bionergía «, que tendrá lugar del 3 al 5 de junio en la sede de la FAO en Roma con la presencia de jefes de Estado y de Gobierno.

Facebooktwittermail