Después de los incidentes en los trenes El reparto de la mordida

Uno de los acusados por los incidentes que culminaron con la quema de varios trenes en Castelar, el director de cine Fernando PinoSolanas, habló con lavaca sobre la situación generada el día del estreno de su película La próxima estación, una denuncia sobre el saqueo estatal y privado sobre el sistema ferroviario, todo un símbolo del modelo económico vigente.

¿Por qué apuntan contra mi?

Porque la película les duele muchísimo, ya que es una denuncia fundada no solo en mis opiniones, sino en los informes de la Auditoría General de la Nación y del Defensor del Pueblo de la Nación. Por eso el gobierno sale a ensuciar y a disminuir el impacto de esa denuncia”. Pino Solanas vivió su anochecer de un día agitado tras los incidentes y quema de 7 formaciones de trenes de la línea Sarmiento en Castelar, la misma fecha del estreno formal de su película La próxima estación en la que desenmascara justamente el saqueo estatal y privado sobre un bien público, el ferrocarril, y la sucesión de humillaciones y violencias cotidianas contra millones de pasajeros a los que sería injusto calificar como ganado. el ganado viaja bien, los trabajadores que abordan el tren sufren una violación diaria a un derecho elemental: el de viajar para trabajar y sobrevivir.

Solanas habló con lavaca sobre estas cuestiones, tras el estreno de la película que denuncia cómo desde los tiempos de Álvaro Alsogaray como ministro para pasar el invierno, pasando obviamente por la dictadura, la inolvidable gestión de Carlos Menem, y llegando al actual gobierno, todas las políticas confluyeron en la destrucción de ese patrimonio público, y se mantienen concesionarios privados como Cirigliano, Romero, Roggio, Urquía, Macri, Techint, Unión Ferroviaria y las brasileras Camargo Correa y A.L.L. La película cuenta que el gobierno paga hasta el último salario ferroviario, y todas las roturas y reposiciones de material. Por cuenta del Estado, los concesionarios reparan vagones, locomotoras y estaciones, con un extra creativo: lo que vale un peso es facturado varias veces más, para incrementar el negocio de cobrar el subsidio estatal.

¿En qué viajan los ministros?

Frente a los incidentes del jueves a las 7 de la mañana, cuando un tren que iba a Once quedó detenido y logró enfurecer a los pasajeros, el gobierno hizo lo habitual: culpar a la izquierda, el Partido Obrero, a Quebracho y esta vez, de paso, a Pino Solanas.

“Pero lo que yo me pregunto es dónde estaban en estos años el ministro de Justicia (Aníbal Fernández), el Procurador General (Esteban Righi)y tantos que tendrían que haber investigado las denuncias presentadas por la Auditoríaa General de la Nación y el Defensor del Pueblo” dice Solanas. “Lo que pasa es que estos funcionarios no viajan en tren. Pero todas las semanas pasa algo así, los trenes se recalientan, hay comienzos de incendio, y los pasajeros tienen que caminar por las vías que están electrificadas. Todo este disparate lo sabe cualquiera menos estos funcionarios”.

La rebelión de los hartos

Para Solanas, el drama se duplica: “El ciudadano confundido , como nadie lo atiende, vuelca su bronca contra el vagón de un tren como si fuera el enemigo, el concesionario, y lo termina pagando él mismo porque el Estado es el que se hace cargo de esas roturas”.

Mientras sus abogados preparaban pedidos para que el gobierno ratifique o no la denuncia, Solanas, en el hall del cine donde se estrenó su película, cuenta: “El ciudadano más modesto, el trabajador, pierde el presentismo, está harto, harto, humillado, maltratado. Es todo un tema de arrastre. Lo que hicimos es colocar la lupa y decirle a todos estos sordos que no se hagan los tontos. Hay jueces federales, legisladores a los que les paga el pueblo para que defiendan al trabajador y al ciudadano que quiere volver a horario y con seguridad”.
¿A qué atribuye la teoría del sabotaje y el complot, lanzada por el gobierno? “Hicieron lo mismo cuando se incendió la formación en Haedo. Inventan, y los apoyan algunos medios que no son nada ingenuos, y hablan de ‘las hordas infiltradas’. Yo no te puedo reconstruir los hechos de esta mañana, pero esta es una historia repetida”.

El disparate bala

Mientras tanto, el gobierno sigue como en éxtasis hablando del tren bala. Solanas: “Cuando el tren bala llega a Europa es luego de que les funcionan como un reloj los trenes tradicionales que van a 130 kilómetros por hora. Pero ese es un tren para elite, los pasajes van a costar como un avión, y van a generar un endeudamiento externo por 30 años a una tasa usuraria del 12 por ciento. No tiene transferencia tecnológica: quedás atado a tecnología francesa por 30 años. La verdad es que es un disparate: con la mitad de esa inversión se reconstruyen todos los trenes inter rurales de la República y se ponen en funcionamiento todas las industrias ferroviarais con miles de empleos”.

Eso, puede suponerse, aportaría más a la idea de una genuina redistribución de la riqueza.
“Por supuesto” contesta Solanas, “el peor golpe a las provincias fue quitarles el tren, que facilitaba el comercio de las pequeñas cargas entre pueblos vecinos. Todo eso terminó con el cierre de ramales, además del éxodo que provocó y el empobrecimiento general. Hay que rediseñar la Argentina, pensar en grande, pensar con futuro. Hay que reconstruir el sistema ferroviario repensando en la integración de las regiones con un nuevo diseño. No el de las multinacionales, sino el del beneficio del país”.

La realeza contratista

A esa altura Solanas señala: “Y fijate que con todo lo que hay en juego, no se ha dado un solo debate sobre cómo gestionar las empresas de servicios públicos. Debates donde hay que convocar universidades, organizaciones sociales, técnicos, para ir a un modelo público donde la sociedad participe del control y el cuidado de los bienes públicos”.

Cree que le pusieron el ojo “porque la película desenmascara la la complicidad de los funcionarios, los jueces, la asociación con la burocracia sindical. Pero oime, el señor Cirigliano (uno de los concesionarios del ferrocarril) está desde Menem hasta hoy. ¿Cómo hizo?”

¿Será acaso una forma de realeza indemne a los cambios? “No, lo que pasa es que en lugar del reparto de la riqueza que vos mencionabas, es el reparto de la mordida. Los trenes nos cuestan dos veces más que lo que costaban antes, pero tenemos el 20 por ciento de los que teníamos cuando eran estatales. ¿Donde está el resto? Es la mordida, la caja negra. Y que la sociedad se de cuenta es lo que más les duele a los empresarios y a los funcionarios cómplices de todo esto”.

Tren Cromañón

lavaca recibió este aporte de la perodista y reportera gráfica Daniela Reynoso Sánchez, que estuvo en el lugar. Otra mirada sobre lo ocurrido:

“Hoy en el ferrocarril Sarmiento, a las 07:30 de la mañana, pudo haber ocurrido un desastre. Luego de haber subido al vagón en condiciones infrahumanas, la formación ubicada en la zona de la localidad de Merlo, sufrió un cortocircuito y los vagones comenzaron a incendiarse intempestivamente. Al ser una de las formaciones más nuevas, donde no hay matafuegos y es prácticamente imposible romper los grandes paneles de vidrios que se encuentran recubiertos con láminas polarizadas, la gente entró en pánico apenas comenzó a ver el humo que invadía los furgones. De forma absolutamente rápida, ya que estos no cuentan con material ignifugo, comenzaron a respirar toda esa humareda tóxica. Finalmente, lograron abrir las puertas y a tirarse a las vías. Los furgones se encontraban superados en su tercera parte, lo mismo que Cromañón. De ninguna forma se observó “comandos de inadaptados”, como el gobierno nacional dejó entrever en la tarde de hoy haciendo alusión a Quebracho, Polo Obrero, o el Frente Sur, a los que acusó de desplegar una acción premeditada. Esta humilde periodista viajó en ese tren, y lo que vio fue gente de trabajo indignada”.

Publicado 2008 / www.lavaca.org

Facebooktwittermail